La totalidad de tu cuerpo me enseñó, de un tiempo a esta parte, algunas cosas: empezando por tu pelo, cuando me sorprendieron aquellas noches solitarias y no pude despeinarlo siguiendo por tus ojos, que me miraron desnuda como si mi cuerpo fuera una obra de arte convirtiendo todos lo que siempre odié en algo más... Leer más →

Anuncios

El veinticinco de diciembre del 2000 yo por fin supe la verdad sobre ese famoso personaje llamado Papa Noel. Estábamos con mi familia en algún lugar muy caluroso de Córdoba, habíamos ido ese verano a pasar las fiestas. La noche estaba caliente, papá había hecho un asado y tomaba vino al lado de la carne... Leer más →

A veces pienso en la estúpida muerte. Son en realidad, más veces de las que me gustaría. De vez en cuando se me presenta por la noche, en sueños, y me despierto agitada y busco un abrazo de quien duerme a mi lado o como mínimo el roce de un rincón minúsculo de su espalda.... Leer más →

Me desespera no recordar. Mi memoria es una laguna en la que se van ahogando los recuerdos que sacan los brazos como intentando salir, pero sus cadáveres terminan flotando sin remedio y yo a veces lloro por perderlos. Cada día intento hacer el recorrido mental: Puerta de entrada; pasillo (alfombrado); toilette a la izquierda… ¿azulejos?... Leer más →

Afuera llueve y ya sé que pelearemos cuando llegues a casa. Lo sé. ¿Por qué no borré los mensajes de mi compañero del trabajo? No es que haya hecho algo malo. Si tan sólo hubieras escuchado la conversación; de lo único que hablé es de vos. No quiero que otra vez me grites y yo... Leer más →

Desde que te fuiste intenté sacar de nuestra casa todo lo que me recuerde a vos. Las fotos, por supuesto, fueron lo primero que guardé en una caja dentro de otra caja en el estante alto del placard del pasillo y eso me recordó a ese estúpido juego de mamushkas que tanto te gustaba. Escribí... Leer más →

Esas tantas, muchas, infinitas ocasiones después de una discusión tu beso me dejó callada como uno de esos acontecimientos que te enmudecen para siempre y yo no pude volver a ser la misma algo cambió, ahora mis sonrisas están por todas las paredes y admitilo, un poco te indigna esta manía de adorarlo todo, de... Leer más →

Hace una semanas desarrollé una fugaz obsesión con las compras en la dietética. A partir de que entré en ese sitio y observé con mis ojitos de ciudadana calórica todos los productos verdes y saludables que me prometían, desde sus envases, una vida mejor, no pude parar de visitar esa dietética cada día. Yo no... Leer más →

La tristeza se parece mucho a una mañana silenciosa tu presencia tan ruidosa no la encuentro y tu lado de la cama yace lleno de polvo y de vacío. El abandono se asimila a estirar mis piernas en la cama o buscar con mis manos tu espalda y encontrar el aire que en un vil... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑