No te asustes con mi llanto -es que a veces se cree que puede venir y hacer estragos toma su autonomía para recordarme 'yo llego cuando quiero' no pregunta nada, sólo me hace obedecer-. No quisiera reconocerte que la muerte suena exquisita, si lo comparamos con tu ausencia o que mis defectos hacen fila para... Seguir leyendo →

Anuncios

Lucía apoya el mate hervido en la mesa, resignada. Es de las que piensan que cuando el agua se hierve, hay que tirarla y calentarla nuevamente. “Lo más difícil fue el primer año. Lloraba todos los días” –dice y revolea los ojos como recordando aquellos 11 meses que parecieron 20-. “Imaginate venir de una ciudad... Seguir leyendo →

Vivir en una nube de pedos tiene muchísimos obstáculos que enfrentar a diario. No es divertido. No es que una piense después de una gran cagada "uh jeje que colgada soy". A menudo esas cagadas que parten de nuestros olvidos y nuestra falta de atención, nos juegan en contra en: trámites, relaciones, responsabilidades, en fin,... Seguir leyendo →

El otro día, en las vacaciones de invierno que pasé en Madryn, mi sobrino Blas se puso muy triste. A las 16 hs bajó de la camioneta de mi hermano, preparado para nuestra cita de juego, y rompió en un llanto desconsolado al darse cuenta que Felipe, su primo menor, no participaría de esa tarde... Seguir leyendo →

Si pudiese tan sólo memorizar todos esos textos en lugar de escribirte poemas, ¿No te parece que yo sería mucho más culta, más merecedora de esos abrazos familiares que me asfixian? Si lograse por ejemplo, reunir todas esas palabras que el aire sacude a mí alrededor identificar -por fin- un adjetivo perfecto que te describa... Seguir leyendo →

Una vez más frente a esta hoja de papel en blanco. Mientras pienso en esos pozos ciegos que tanto me asustaban Y en los que hoy, me tiro de cabeza porque sé, me esperas en algún lado Cada día me esperas –en nuestra casa, en nuestra cama, en esos restaurantes donde adoramos chocar copas de vino-... Seguir leyendo →

Viernes 23 de Junio de 2017 Buenos Aires, Argentina.   Estimada Martina del futuro: Estoy escribiéndote esto en lugar de estudiar. Pensándolo bien, espero que te hayas recibido finalmente después de todos esos instantes amontonados en los que escribías poemas e historias en lugar de leer para tus respectivas materias, como un nene chiquito que... Seguir leyendo →

Línea 39. 2014

M T

Escucho la trompeta. Debe tratarse de alguien en la calle que espera una inocente retribución por regalarnos algo de magia, mientras nuestra ajetreada vida nos consume las pocas fuerzas que quedan al atardecer. El sonido de la trompeta rompió con todo el triste ambiente que nos envolvía.
Miré alrededor, porque creí que esa banda de sonido intentaba decirnos que soltáramos los celulares, levantáramos la cabeza y nos miráramos entre nosotros; que nos observáramos hasta el punto de fascinarnos con cosas tan simples como nuestras respectivas caras.
Los ojos tristes que caminaban por la vereda, con la boca cansada de buscar besos que fueran correspondidos. El sonido de la trompeta parecía formar un compás con esos pasos rápidos pero exhaustos de la gente que caminaba por Ávenida Coronel Díaz.
Cada pisada se oía como un grito de auxilio, unas ganas desesperadas de cambiar el rumbo.
Cuando me percaté de lo que…

Ver la entrada original 216 palabras más

Mi familia nunca fue precisamente fan de las ciencias exactas. Mi papá estudió ciencias políticas, en los turbulentos años 70. Mi hermana, se decidió por la publicidad. Mi hermano por el derecho. La más cercana a los números fue mi madre;  empezó la carrera de administración de empresas, que luego abandonó para casarse y mudarse... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑