Una vez más frente a esta hoja de papel en blanco. Mientras pienso en esos pozos ciegos que tanto me asustaban Y en los que hoy, me tiro de cabeza porque sé, me esperas en algún lado Cada día me esperas –en nuestra casa, en nuestra cama, en esos restaurantes donde adoramos chocar copas de vino-... Seguir leyendo →

Viernes 23 de Junio de 2017 Buenos Aires, Argentina.   Estimada Martina del futuro: Estoy escribiéndote esto en lugar de estudiar. Pensándolo bien, espero que te hayas recibido finalmente después de todos esos instantes amontonados en los que escribías poemas e historias en lugar de leer para tus respectivas materias, como un nene chiquito que... Seguir leyendo →

Línea 39. 2014

M T

Escucho la trompeta. Debe tratarse de alguien en la calle que espera una inocente retribución por regalarnos algo de magia, mientras nuestra ajetreada vida nos consume las pocas fuerzas que quedan al atardecer. El sonido de la trompeta rompió con todo el triste ambiente que nos envolvía.
Miré alrededor, porque creí que esa banda de sonido intentaba decirnos que soltáramos los celulares, levantáramos la cabeza y nos miráramos entre nosotros; que nos observáramos hasta el punto de fascinarnos con cosas tan simples como nuestras respectivas caras.
Los ojos tristes que caminaban por la vereda, con la boca cansada de buscar besos que fueran correspondidos. El sonido de la trompeta parecía formar un compás con esos pasos rápidos pero exhaustos de la gente que caminaba por Ávenida Coronel Díaz.
Cada pisada se oía como un grito de auxilio, unas ganas desesperadas de cambiar el rumbo.
Cuando me percaté de lo que…

Ver la entrada original 216 palabras más

Mi familia nunca fue precisamente fan de las ciencias exactas. Mi papá estudió ciencias políticas, en los turbulentos años 70. Mi hermana, se decidió por la publicidad. Mi hermano por el derecho. La más cercana a los números fue mi madre;  empezó la carrera de administración de empresas, que luego abandonó para casarse y mudarse... Seguir leyendo →

Basta sólo una discusión para volver a nombrarnos juntos siempre. (Yo no pienso explicarte nuestro concepto de 'siempre' pero quedó plasmado aquella noche, en todos los recónditos lugares de esa habitación) Basta una tormenta para dibujarte en la espalda interminables sitios por recorrer (yo no creo que sea necesario asegurarte que cualquier rincón del mundo... Seguir leyendo →

  Cuando mi viejo me dijo que se iba quince días a España a hacer la ruta del jamón y el vino con tres amigos, pensé dos cosas: La primera: ¡quién pudiera! Compartir quince días enteros con amistades de toda la vida, chupando y comiendo como un animalito salvaje. Suena a un concepto alternativo del... Seguir leyendo →

No creer en nada, literalmente. No me refiero solo a Dios (con mayúscula porque aunque atea, me considero respetuosa) no creer en nada me incluía a mí también. O al mundo entero. O a la sociedad. Cuando tenía 14, 15, 16, 17 pensaba mucho y decía poco (igual que ahora, aunque la única fe que tengo hoy... Seguir leyendo →

Cuantas líneas nefastas mustias malolientes mutiladas abnegadas entre otros horribles adjetivos escribía aquellos tiempos en los que no te conocía verás, creo que lo que solía escribir me definía bastante ¿cómo podría escribir cosas buenas si lo único que hacía bien era detestarme? En momentos en los que no podía convivir conmigo cuando mis tristezas... Seguir leyendo →

¿No tendrás reparos en besarme el cuerpo con la misma calidez los domingos de lluvia y los lunes a las 4 AM, cuando la ciudad yace dormida y nosotros nos despertamos con una simultaneidad que parece calculada por relojes? ¿Gozaremos de una libertad tan, pero tan seductora que nos persuadirá a aferrarrnos entre nosotros, porque vos... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑